Archivo | julio 2014

32 años…

P1130322En mi cumpleaños número 32 en medio de una gran sed de paz, silencio, y de encuentro conmigo y con Dios, decidí vivir este día de una manera diferente, un poco mas sencilla, simple, y sincera. Sin aquel muro lleno de mensajes, deseos y felicitaciones, falsas en su mayoría, solo porque una red social se encargó de recordar para muchos esa fecha, porque como me decía alguien “el Facebook recuerda las fechas que no nos importan”. Pocos mensajes de buenos deseos, pero venidos de los mas cercanos, y que me aman de verdad, que les importa mi vida, o que significo algo para ellos.

Entonces viajé a Sligo, una ciudad a 3 horas de Dublín, y pasé el día frente a la playa Streedagh donde se filmó la película Calvary. Contemplando el mar y meditando. Viendo el mar, con ojos de niña, agradecía por 32 años de vida, 32 años llenos de momentos únicos e irrepetibles, 32 años en que como ese mar nunca se repitió una ola, y donde nadie fue capaz de retener alguna de ellas, por muchas fotos que les tomé, esas olas siguieron su movimiento natural, de acariciar la arena suavemente y regresa a la inmensidad del mar.

Escribía el número 32 en la arena, con la intención de tomar una de esas típicas fotos, y en ese instante una ola borró lo que había escrito, fue extraordinario poder entender que esos 32 años pasaron como esa ola que pasó y borró el número antes de tomar la foto, como evitando que yo quisiera eternizar ese momento, queriendo que se quedase solo en mi mente y mi corazón.

32 años de olas han pasado, de días ninguno igual al anterior, pero las olas siguen moviéndose, el mar nunca se queda estancado, es lo que le hace ser lo que es. La vida es igual movimiento contante, personas que vienen y se van.

¿Pero qué hace que la vida siempre se mueva?

Sigue leyendo

Solo se queda hasta el final, aquel que después de nuestra utilidad descubre nuestro significado

Traducción en español del video:

La utilidad es una cosa muy agotadora, ser útil para alguien es algo muy agotador, está bien usted realiza, humanamente hablando es interesante, usted sabe hacer las cosas, pero yo creo que la utilidad es un territorio muy peligroso, porque muchas veces, creemos que le gustamos a los demás, pero no es así, el otro está interesado en aquello que uno hace por él.

Es por eso que la vejez es ese tiempo en que pasa la utilidad y solo queda su significado como persona, creo que es el momento en que purificamos, el momento en que tendremos la oportunidad de saber quien nos ama de verdad; porque solo nos ama, solo se va quedar hasta el final, aquel que después de nuestra utilidad, descubrió nuestro significado.

Por eso yo siempre rezo a Dios, siempre hago la oración de poder envejecer al lado de las personas que me amen, aquellas personas que me puedan proporcionar la tranquilidad de ser inútil, pero al mismo tiempo sin perder mi valor.

Cuando viva aquella fase de la vida… Coloca al padre Fábio en el sol, quita al padre Fábio del sol; entonces ahí yo pido a Dios siempre la gracia de tener a alguien que me coloque al sol, pero sobretodo de que haya alguien que venga a quitarme después. Alguien que sepa acoger mi inutilidad, alguien que me mire así, que pueda saber que yo ya no sirvo para mucha cosa, mas que continuo teniendo mi valor.

Porque la vida es así mi gente, sean expertos… si usted quiere saber si el otro te ama de verdad, es solo identificar si el sería capaz de tolerar su inutilidad.

¿Quieres saber si amas a alguien? pregúntese a si mismo: ¿Quién en esta vida pueda ya volverse inútil para usted, sin que sienta ganas de tirarlo a la basura?

Es así que nosotros descubrimos el significado del amor, solo el amor nos da condiciones de cuidar del otro hasta el final. Por eso yo digo, feliz aquel que tiene, al final de la vida la gracia de ser mirado a los ojos y escuchar una voz que le diga: Usted no sirve para nada, pero yo no se vivir sin usted.

Padre Fábio de Melo