¿Qué nos importa a nosotros? !Allá tú!

Medios en Venezuela

Canal de TV del gobierno venezolano en contraste con la realidad del país 

Actualmente nuestro mundo sufre a causa de tantas cruces: guerras, persecución, países muriéndose de hambre como el mío Venezuela, y que cada vez se hunde mas en la desesperanza, pero al mismo tiempo la apatía, e indiferencia invade los corazones de muchos y como los sacerdotes le dijeron a Judas “Qué tenemos que ver con eso? Eso es problema tuyo” (Mateo 27,4); y como Pilatos nos lavamos las manos y décimos “no soy responsable de la sangre de este inocente” (Mateo 27,24)

No podemos lavarnos las manos cuando decidimos no decidir, cuando preferimos no optar, ni tomar posición, no decidir también es una decisión, es el pecado olvidado de la omisión, el pecado de no hacer nada delante de la oportunidad que tenemos siempre de hacer la diferencia y frente de la necesidad del otro día poder amar, es exactamente esta capacidad la que nos diferencia del resto de los seres vivos.

En el relato de la pasión de Mateo, muchas personas poderosas aparecen que tienen la posibilidad de salvar a Jesús como Pilatos o como los sacerdotes, como Judas y hasta los discípulos que estaban cerca podían ayudarlo pero todos por miedo permiten que Jesús sea crucificado, por indiferencia o por apatía le dicen a JESUS no es mi problema “sálvate a ti mismo” (Mateo 27,40), “¿Qué nos importa a nosotros? !!Allá tú!” (Mateo 27,4)

Pero Jesús, ¿por qué continúas hasta el final si ves que el pueblo que todos los días estaba en el templo buscando tu ayuda, esperando sacar de ti un milagro, o una palabra de esperanza; ahora te da la espalda y te abandonan?. ¿Por qué continuaste hasta el final y de donde te salía el amor? Pues reconozco que cuando el otro me maltrata o no me retribuye como yo espero me cuesta mucho seguir amando, me cuesta mucho entender que el amor se da sin pedir nada cambio y mucho más cuando ese amor implica sufrimiento, cuando el amor implica morir a mí misma como tú en la cruz.

Cuesta mucho lidiar con la ingratitud del hombre, la ingratitud de los amigos, familia o personas a las que le hemos dado todo lo mejor que teníamos y que no nos respondieron de la misma forma, pues como nuestra vida, en la pasión veo una historia de amor no correspondido: un Dios que se hace hombre y nos ama hasta el extremo entregando su vida pero que al mismo tiempo la humanidad al extremo solo le devuelve desamor y muerte.

Nuestra humanidad representada en ese pueblo judio del evangelio, le entrega todo lo contrario de lo que Dios está dando: el entrega a su próprio hijo en rescate de todos nosotros, es Jesús entregando su propia vida por amor y en cada Pascua sigue entregándonos su vida a cambio de muerte, a cambio de mirar solo nuestros propios intereses egoistas, repetimos de muchas formas “no me importa no eres mi problema” hoy en día ¿cuántas veces y en qué momento le seguimos dando la espalda a  Jesús presente en nuestro prójimo?

En qué situación estás viendo hoy que Jesús sigue siendo crucificado, aun hoy veo besos cambiados por traición como Judas, el Amor cambiado por cosas tan efímeras como aquellas 30 monedas de plata, por cualquier cosa y tú sigues mirando sin hacer nada al respecto por temor a lo que dirán los demás te da miedo ayudarle.

Hay situaciones que nos superan y nos causan impotencia, en mi caso es la dictadura en Venezuela, pero ¿qué puedo hacer yo una simple muchacha viviendo fuera de su país, que puedo hacer yo para que esa dictadura se acabe? esta vez no puedo hacer mucho pero aquella pequeña gota como decía la madre Teresa que falta en el mar es indispensable para que el mar esté completo, por pequeña que sea la ayuda que pueda dar a mi gente que aún está allá, ya hace la diferencia en la vida de algunos.

Cuesta mucho creer que un pequeño detalle puede calmar y aliviar la cruz de Jesús pero durante su viacrucis también hay momentos que pasan un poco desapercibidos y que alivian un poco el dolor y el sufrimiento de Jesús: Simón el cirineo que ayuda a Jesús a cargar su cruz, y en ese recorrido se encuentra con la mirada amorosa y penetrante del hijo de Dios y le alivia un poco la carga, o la mujer  que limpia su rostro y le demuestra un poco de misericordia, cariño mientras el Pueblo le condena a la muerte. Jesús cargando su cruz está en aquella persona que es invisible para ti pero que un buen día de repente la ves y le sonreíste y le dijiste buen día y ya le alegraste el día, puede que ese gesto le haga dudar de que su vida ya no tenía remédio, y saliera de esa depresión o por lo menos de la tristeza, un simple ¿cómo estás? y escuchar con verdadero interés, cuando ya nadie se escucha, ni le importa como está el prójimo, puede cambiar el día de mucha gente.

En medio de nuestra sociedad cada vez más ajetreada, llena de estrés, atrasos y prisas, donde somos bombardeados de tanta información por  las redes sociales y el internet y es la superficialidad la que nos distrae para que no veamos a Jesús que está siendo llevado a la Cruz hoy nuevamente; la semana santa viene justamente para recordarnos que podemos decir BASTA, y que no permitamos que lo superficial nos distraiga de nuestro deber, no dejemos que la cobardía o simplemente la indiferencia y apatia nos haga indiferentes al dolor, como canta Mercedes Sosa “Solo le pido a Dios que el dolor no me sea indiferente, que la reseca muerte no me encuentre vacio y solo sin haber hecho lo suficiente”

Hay casos actuales de indiferencia, y de omisión al extremo y de grandes magnitudes, por ejemplo en la OEA, personas poderosas con la oportunidad de iniciar un cambio en mi país activando la carta democrática prefirieron no hacer nada. La indolencia de 11 votos en contra no permitió que pudiera ser aprobada, solo 20 votos a favor pero se necesitaban 23, de nuevo por 11 “Pilatos” mi país sigue igual y hasta peor, sin esperanza de algún cambio próximo. Gente muriendo frente a la mirada ajena del resto del mundo, otra vez Pilato se lava las manos.

Cuando Venezuela estuvo en su auge petrolero muchos paises como Cuba, Nicaragua, Argentina, Uruguay, Bolívia y Brasil estaban cerca como amigos y se beneficiaron de nuestra buena situación, al igual que Jesús en el auge de su misión muchos saciaron su hambre por el milagro de la multiplicación de los panes, o recuperaron la salud gracias al maestro, le buscaban en el templo y lo seguían.

Ahora que Venezuela está tan afectada por la crisis, en la miséria y pobreza todos le han dado la espalda; al igual que a Jesús cuando el su pueblo gritó: “libera a Barrabas” (Mateo 27,4), o Pilatos dijo: “No soy responsable por la sangre de este inocente” (Mateo 27,24). Quienes tienen el poder de hacer algo descaradamente prefieren decir no vamos hacerlo, porque el problema no es nuestro esa actitud definitivamente es la raíz de toda la crisis mundial actual de muerte en los países más pobres, debido a la indiferencia de los más ricos y poderosos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s